Los gastos de la hipoteca indebidamente abonados por el prestatario pueden pueden rondar el 2% del valor de la vivienda.


La práctica habitual de las entidades bancarias de nuestro país al ofrecer un préstamo hipotecario a sus clientes es establecer una cláusula que determine que todos los gastos asociados a la Hipoteca serán por cuenta y cargo del prestatario, incluyéndose entre otros, los aranceles notariales, los gastos de inscripción en el Registro de la Propiedad y el impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, gastos que pueden rondar el 2% del valor de la vivienda

Sin embargo, el principal interesado en la formalización del préstamo en escritura pública y su inscripción en el Registro de la Propiedad es el Banco, puesto que así dispone de un título ejecutivo en el supuesto de que el prestatario no satisfaga las cuotas convenidas.

Por su parte, según la legislación del reseñado impuesto, el banco no queda al margen del mismo en lo que respecta al impuesto de actos jurídicos documentados, siendo sujeto pasivo en lo que se refiere a la constitución del derecho.

Por ende, la entidad bancaria, carga al consumidor con unos gastos de la hipoteca que sólo a ella corresponden, como así ha declarado recientemente nuestro Alto Tribunal.

 

En aplicación de esta sentencia, numerosos Juzgados han condenado a las entidades bancarias a devolver al consumidor los gastos de formalización de los préstamos hipotecarios suscritos.

 

Si tienes o has tenido una Hipoteca y tu  banco te obligó a abonar todos y cada uno de los gastos asociados a la misma, contacta con JBBC abogados y estudiaremos tu caso de manera totalmente gratuita, asesorándote para poder obtener la devolución de los gastos de la hipoteca indebidamente satisfechos.