Transcurridos 3 meses desde la promulgación del Real Decreto-ley 1/2017 los bancos siguen enrocándose en su posición dominante transgrediendo las prerrogativas de la nueva regulación.

Según el artículo 3 de este Real Decreto-ley, una vez recibida la reclamación del consumidor, la entidad financiera deberá estudiar la validez de la cláusula suelo inserta en su préstamo hipotecario y, en consecuencia, efectuar un cálculo desglosado de la cantidad a devolver o las razones por las que considere que la devolución no es procedente.

Sin embargo, los clientes de JBBC abogados continúan recibiendo llamadas de sus bancos en las que se les ofrece una rebaja del tipo suelo aplicable a su préstamo hipotecario sin ofrecer devolución de cantidad alguna, lo que contraviene diametralmente el citado cuerpo legal.

 

La banca continúa sin eliminar las cláusulas suelo, ofreciendo verbalmente rebajas del tipo suelo aplicable y sin devolver las cantidades indebidamente abonadas.

 

Estas rebajas al tipo suelo aplicable no son una novedad, sino que vienen siendo utilizadas por las entidades financieras desde la publicación de la famosa Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013 por la que venía a declarar los requisitos que debían de cumplir las cláusulas suelo para no considerarse abusivas.

Y es que, conocedoras de la potencial nulidad de sus cláusulas suelo, las entidades financieras, lejos de aquietarse y eliminar las cláusulas suelo reintegrando además las cantidades indebidamente percibidas, se afanaron en intentar que sus clientes suscribieran documentos por los que renunciaran a ejercitar acciones judiciales para la eliminación de la cláusula suelo y la consiguiente devolución de las cantidades indebidamente abonadas a cambio de una pírrica disminución en el tipo suelo aplicable.

 

“En lugar de tener un suelo del 3% lo dejamos en el 2,5% y nos olvidamos de juzgados y abogados”

 

Así se expone en el documento al que ha tenido acceso el periódico digital “Okdiario”, en el que se pone de manifiesto como Ibercaja daba instrucciones a los directores de sus oficinas adoctrinándoles para obtener la firma de sus clientes en dichos documentos, a fin de eludir los efectos de la declaración de nulidad de sus cláusulas suelo. Todo ello omitiendo cualquier información respecto a la realidad de las circunstancias concurrentes.

Pues bien, diferentes Audiencias Provinciales españolas, entre las que destaca la de Zaragoza, han venido a pacificar la cuestión ratificando en múltiples sentencias la irrelevancia e invalidez de dichos documentos de renuncia de acciones firmados tras la constitución del préstamo hipotecario, ya que no cabe la pretendida subsanación posterior de cláusulas radicalmente nulas, como son las cláusulas suelo.

Para más información sobre los métodos utilizados por la banca para obtener la firma de los citados documentos privados:

Okdiario: La banca intenta evadir la nulidad de sus cláusulas suelo